Las bendiciones nunca vienen en pares, y los infortunios nunca vienen solos.


Las bendiciones nunca vienen en pares, y los infortunios nunca vienen solos. Proverbios chinos