La adversidad es nuestra madre; la prosperidad sólo es nuestra madrastra.

Montesquieu

Montesquieu

Profesión: Filósofo
Nacionalidad: Francés


La adversidad es nuestra madre; la prosperidad sólo es nuestra madrastra. Montesquieu

Sugerencias para ti :

No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia.

Entre menos piensa el hombre, más habla.

Más Estados han perecido por la depravación de las costumbres que por la violación de las leyes.

La guerra es un gran esfuerzo de todos hacia la paz.

Cuando el infortunio se generaliza en un país, se hace universal el egoísmo. La mayoría de las desgracias son peores como amenaza que como realidad.

No es la gente joven el motivo de la degeneración. Ellos solo se echan a perder una vez que los de edad madura ya están hundidos en la corrupción.

Hay que estudiar mucho para saber poco.

Las cabezas de los hombres más grandes se achican cuando se reúnen, y allí donde hay más cuerdos es también donde hay menos cordura.

Queremos ser más felices que los demás, y eso es dificilísimo, porque siempre les imaginamos mucho más felices de lo que son en realidad.

Parece que nuestra vida aumenta cuando podemos ponerla en la memoria de los demás: Es una nueva vida que adquirimos y nos resulta preciosa.

Si nos bastase con ser felices, pronto lo conseguiríamos; pero queremos ser más felices que los demás, y ello es muy difícil, tanto más cuanto que consideramos a aquéllos mucho más felices de lo que en realidad son.

El talento es un don que Dios nos hace en secreto, y que nosotros revelamos sin saberlo.

La mayor parte de los hombres son capaces más bien de grandes acciones que de buenas acciones.

La verdad de un tiempo es error en otro.