Es preciso prestarse a los otros, pero no darse sino a uno mismo.

Montaigne

Es preciso prestarse a los otros, pero no darse sino a uno mismo. - Montaigne