Encuentro tanta diferencia entre yo y yo mismo como entre yo y los demás.

Montaigne

Montaigne

Profesión: Filósofo
Nacionalidad: Francés


Encuentro tanta diferencia entre yo y yo mismo como entre yo y los demás. Montaigne

Sugerencias para ti :

Cada cual llama barbarie a lo que no forma parte de su costumbre.

Aquellos que han comparado la vida con un sueño tenían razón... estábamos durmiendo despiertos y despertando al sueño.

El amor no es más que el deseo furioso de algo que huye de nosotros...

Pues la costumbre, verdaderamente es una violenta y traidora institutriz. Poco a poco y con disimulo, establece en nosotros el pie de su autoridad; pero tras este suave y humilde comienzo, una vez asentado y plantado con ayuda del tiempo, pronto nos revela un talante furioso y tiránico contra el que no podemos ya ni alzar la mirada.

El sabio teme a su enemigo.

Da más quehacer interpretar las interpretaciones que dilucidar las cosas; y más libros se compusieron sobre los libros que sobre ningún otro asunto: no hacemos más que entreglosarnos unos a otros. El mundo hormiguea en comentadores; de autores hay gran carestía. El.

Cuando me llevan la contraria, despiertan mi atención, no mi cólera; me ofrezco a quien me contradice, que me instruye. La causa de la verdad debería ser la causa común de uno y otro.

El valor de la vida no está en la duración de los días, sino en el uso que hacemos de ellos; un hombre puede vivir mucho y muy poco.

Cada uno corre a otros lugares y hacia el futuro, porque nadie quiere enfrentarse a su propio ser interno.

Nada parece tan verdadero que no pueda parecer falso.

Lo que hay que preguntarse es quién es mejor sabio, no quién es más sabio.

Cien veces al día nos burlamos de nuestros mismos defectos al considerarlos en los demás.

Nosotros podemos tener conocimientos gracias al conocimiento de otros hombres, pero no podemos ser sabios con la sabiduría de otros hombres.

El hombre sabio no lo es en todas las cosas.