no le había quedado más remedio que hacerse una confesión: aún temblaba al ver pasar a Mouret, pero ahora sabía que no era de miedo.

Emile Zola

no le había quedado más remedio que hacerse una confesión: aún temblaba al ver pasar a Mouret, pero  - Emile Zola