La ociosidad, camina con tanta lentitud que todos los vicios la alcanzan.

Benjamin Franklin