La ociosidad y el orgullo imponen tributos más pesadas que los reyes y los parlamentos.

Benjamin Franklin