La necesidad nunca hizo buenos negocios.

Benjamin Franklin