La necesidad nunca fue un buen negocio. Un gran imperio, como un gran pastel, mengua más fácilmente en los bordes.

Benjamin Franklin