La buena conciencia es una Navidad costante.

Benjamin Franklin