Inscribe los agravios en el polvo, las palabras de bien inscríbelas en el mármol.

Benjamin Franklin