Habla mal de nadie, pero habla todo lo bueno que sabes de todos.

Benjamin Franklin