Haber sido pobre no es una vergüenza, pero estar avergonzado de eso sí lo es.

Benjamin Franklin