En este mundo, nada se puede decir que sea cierto, excepto la muerte y los impuestos.

Benjamin Franklin