En esta vida no hay nada cierto, salvo la muerte y los impuestos.

Benjamin Franklin