El Sol nunca se arrepiente del bien que hace, ni nunca exige una recompensa.

Benjamin Franklin