El que se enamore no tendrá rivales.

Benjamin Franklin