El que está contento, tiene suficiente; el que se queja, tiene demasiado.

Benjamin Franklin