Él no posee riqueza; la riqueza lo posee a él.

Benjamin Franklin