El mejor médico es aquél que está convencido de lo inútiles que son las drogas.

Benjamin Franklin