El lobo se quita el abrigo una vez al año, su disposición nunca.

Benjamin Franklin