El hambre nunca vio el pan malo.

Benjamin Franklin