Ningún hombre es demasiado bueno para gobernar a otro sin su consentimiento.

Abraham Lincoln