Las mujeres, me temo, son las únicas personas que pensé que nunca me harían daño.

Abraham Lincoln