Desalienta el litigio. Siempre que puedas, convence a tus vecinos de que se comprometan. Como pacificador, el abogado tiene mejor oportunidad de ser un buen hombre. Siempre seguirá habiendo suficientes negocios.

Abraham Lincoln