Deberíamos ser demasiado grandes para no tomar la ofensa y demasiado nobles para no darla.

Abraham Lincoln