Al final, no son los años en tu vida los que cuentan. Es la vida en tus años.

Abraham Lincoln