El hombre es, por naturaleza, un animal político.

Aristóteles