El filósofo no pretende aparecer si no tal cual es, busca la verdad con el solo fin de conocer sin mira alguna de interés personal; su vida es un sacrificio perpetuo en honor a la ciencia.

Aristóteles