El egoísmo no es el amor propio, sino una pasión desordenada por uno mismo.

Aristóteles