El árbitro considera la equidad, el juez la ley.

Aristóteles