El aprendizaje no es un juego de niños; no podemos aprender sin dolor.

Aristóteles