El antídoto para cincuenta enemigos es un amigo.

Aristóteles