El amor se compone de un alma habitando por dos cuerpos.

Aristóteles