Cuando los hombres son amigos no han menester de justicia; pero, aunque los hombres sean justos, han de menester de amistad.

Aristóteles