Ya ves, Dios ayuda solo a la gente que trabaja duro. Ese principio es muy claro.

Abdul Kalam