Dios, nuestro creador, ha almacenado dentro de nuestras mentes y personalidades, una gran fortaleza potencial y capacidad. La oración nos ayuda a aprovechar y desarrollar estas competencias.

Abdul Kalam