Desafortunadamente es él quien más sufre de ambos. Si él es un simple individuo, se convierte en nada; si él es un rey, está perdido.

Napoléon Bonaparte