Deja que Francia tenga buenas madres, y ella tendrá buenos hijos.

Napoléon Bonaparte