Debemos reírnos del hombre para evitar llorar por él.

Napoléon Bonaparte