De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

Napoléon Bonaparte