El pensamiento no es otra cosa que un simple soplo. Pero un soplo que hace estremecer al mundo.

Victor Hugo