El pensamiento es el trabajo de la inteligencia, la meditación fantástica es la voluptuosidad; reemplazar aquél por ésta, es confundir un veneno con un alimento.

Victor Hugo