El ojo ve bien a Dios solamente a través de las lágrimas.

Victor Hugo