El hombre que es honrado procura ser útil. El intrigante procura hacerse necesario.

Victor Hugo