Desde niño yo era aficionado a la lectura, y el poco dinero que llegaba a mis manos lo usaba en libros. Satisfecho con ''El progreso del Peregrino", mi primera colección fue de obras de John Bunyan en pequeños volumenes separados.

Benjamin Franklin