Convertí en regla evitar toda contradicción directa con respecto a los sentimientos de otros, y toda afirmación tajante de los míos.

Benjamin Franklin