Come para complacerte, pero viste para complacer a los demás.

Benjamin Franklin