El que no quiera ser esclavo debe consentir a no tener esclavo. Los que le niegan la libertad a los demás no se la merecen para sí y bajo un Dios justo, no pueden conservarla por mucho tiempo.

Abraham Lincoln