El amor era compartir las mismas montañas, aunque cada uno las mirase de manera diferente.

Paulo Coelho